Baños de vapor

Baños de vapor «Hammam»

De origen árabe, significa literalmente «fuente de calor»

Los baños de vapor o Hammam aparecen a partir del siglo VII y se extienden por toda la cuenca mediterránea, procedentes de las termas griegas y romanas. Se trata de un baño de calor húmedo, que ha diferencia de un baño tradicional, invade la sala con vapor de agua caliente. La finalidad del hammam o baño de vapor es relajar y limpiar la piel. También permite, gracias al aire saturado de humedad, eliminar las toxinas del organismo y favorecer a las mucosas. El vapor de agua que se produce actua tanto en el cuerpo como en el espíritu, invitándonos a relajarnos y a descansar.

Algunos de los efectos más generales que nos aporta una sesión de Baño de Vapor o Hammam son:

  • Dilatación de los poros cutáneos.
  • Imbibición de la epidermis, que después facilitará la eliminación de las células muertas.
  • Favorece la regeneración de la epidermis y eliminación de las imperfecciones más superficiales.
  • Liberación de las tensiones musculares.
  • Acción relajante, estimulante y eliminación de las tensiones y el estrés diario.
  • Liberación de las toxinas e impurezas de la epidermis (consecuencias directas de la transpiración excesiva).

·  Baños de vapor de obra  ·  Baños de vapor pre-fabricados  ·